El Ático

 

Me dijo, con un aire de asombro, ven, he encontrado algo que en cuanto mires, tu corazón se estremecerá; tenia la ligera sospecha, de que aquello calificado de asombroso, suscitaría una decepción más, me parecía haber satisfecho la escala del asombro.

El trayecto hacia lo que había anticipado como lugar de decepción, se descomponía en los criterios artísticos, que juzgan, su conformación; el ático, repleto de cachivaches, objetos familiares engañados de conservar algún valor sentimental, revistas, libros viejos. Con todo esto; alce la voz con la autoridad que me confería lo inoportuno, ¿ha que me has traído aquí?; ¡ya lo había visto!

Mira la luz de la ventana, ha alcanzado, el rincón que parecía invencible; solo pasa en esta época del año; aquella luz iluminaba una hoja suelta de mi diario, que había extraviado años atrás. Leí con la suavidad que regala la serenidad; “Algún día todo será diferente, esto pasará, estaré bien”. Tu asombro, ha encontrado lo que yo había perdido en la cotidianidad; el consuelo dado por esta hermosa vida que me ha tocado vivir.

Anuncios
Explore posts in the same categories: consuelo, literatura, pensamientos, revelación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: