Archivos para septiembre 2008

El De Los Ojos Pequeños

21 septiembre 2008

chelmonskijozef_1900_bociany

Ojos pequeños, que en su haber, guardan tan solo una manifestación de correspondencia directa a su entorno; haciéndose impresionables o justificando, con su falta de expresión, lo ordinario en una mente recién abierta.

No hay nada que recordar, el cielo azul no es capaz de dibujar absolutamente nada; no se ha aliado a ningún recuerdo; cielo vacio, su vaivén en el espectro luminoso, solo da cuentas a un remilgado sol.

Así pues, el regodeo del vuelo de las aves apenas logran distraer al viento; la lluvia tocando sin cesar, y a cambio como respuesta una capucha sobre el rostro del que  lleva los ojos pequeños.

Libre de recuerdos; cielo, colores y lluvia amonestados; esta vez el de los ojos pequeños no les atañe.

Tu Silueta

21 septiembre 2008

285px-girl_silhouette_svg

Todos parecían bailar al son de la música; algunos, el ritmo musical los movía, mientras que a los más, el trance producto de una sobredosis emocional. Los colores cálidos envueltos en la penumbra hacían volver la mirada, cuando su intensidad era cortada por el paso de los cuerpos descompuestos a causa de una conciencia absorbida por la multitud.

Tu silueta, en un breve instante se identifica con la hermosa cabellera que te dio un nombre, en la antología de mis más tiernas palabras. Contra mi voluntad el alto de la  música se encarga de detener los primeros trazos, y la luz en su esplendor arruinan mi arte; esa poca visibilidad había trastornado mis sentidos; sé que jamás volverás.

El Lenguaje De La LLuvia

17 septiembre 2008

water-drops

El Lenguaje De La lluvia

La lluvia golpeaba, los cristales de la ventana, en pausas tan razonablemente humanas; que el sobresalto me tomó rompiendo esta distracción. Me di media vuelta sobre mi cama, exponiendo la mirada ante quien creía me observaba.

Inmediatamente después, el vigía que distingue entre el sueño y la realidad, me apuró trayéndome algunas escenas felices de mi vida; ese momento en que nuestros ojos  perdidos en el vacio observan incalculablemente.

En un acto de supervivencia acostumbre, tan pronto como pude, mis ojos a la oscuridad; el espanto era una opción libre de tomar pero opte por la curiosidad infantil que avanza y que jamás retrocede.

Primera vez que el dilema se convertía en miedo o aplomo; temblor o estabilidad; criterio o estupidez. A la cabeza de aquella decisión, la fuerza de la voluntad por correr las cortinas.

Cada segundo cuenta, la vieja formula “uno, dos y tres” tiene otros compromisos en otro tiempo y en otro lugar. Esta vez avanzo solo sin formulismos. Y al correr las cortinas, el deslizamiento de la lluvia, convierte unos pensamientos quietos en rodantes.

Hermosa Mujer

17 septiembre 2008

Hermosa mujer

Era una mujer que poco a poco se arraigaba a nuestra familia, mujer tan pictórica como llena de tesoros. Su caminar tan descompuesto y sin embargo a la vez tan orgulloso. La primera vez que mi padre la trajo a casa, despertó sospechas de conocerla antes en mi corazón, pero no era así, puesto que nunca la había visto a pesar de la inmediata familiaridad con que nos veíamos.

Mi padre examinó nuestras miradas antes de arrojar la noticia como queriendo deshacerse de algún metal incandescente tan pronto como le fuere posible. Esta es su tía… Perdimos su contacto hace veinte años pero la suerte nos reúne una vez más.

El hecho es que su visita de pronto se adelanto al sentimiento de cómo si la hubiéramos esperado tanto.

Anciana y con tantas fatigas a cuestas siempre daba un paso adelante donde la fe nuestra se negaba a continuar.

Las horas de charla jamás impacientaron a mi corazón, algo muy difícil de interpretar dejaba ver que no estaría por mucho tiempo entre nosotros.

Tu visita sigue siendo dulce

Y tus pasos perdiendo la cadencia

Me siguen despertando al encuentro de tus sabias palabras

Ya no estas aquí pero yo te sigo

Adonde una vez me esperabas

Con el ansia que las madres esperan a sus hijos.

Despedida

17 septiembre 2008

Su voz adoptó un tono sombrío, acontecimiento que suscito al mismo tiempo una puesta de atención protectora de mis sentimientos. Una sensación de frialdad sentí acumularse en mi pecho, misma que, me pareció disiparse cuando sus labios se sellaron en mi mejilla.

Me sentía  atrapado en una secuencia de cámara lenta; mas mi corazón latía a destiempo; ahí comprendí aquella expresión en donde los minutos se convierten en una eternidad. El echar de menos, la exuberancia de su entrega, me conformaba en parte de un designio. Calme el ímpetu de mis palabras; solo deseaba verla partir.

Un Niño Adentro

17 septiembre 2008

 Un niño adentro

Apresuré su entusiasmo levantando mi mano; por primera vez desde el día que las palabras aprendieron a determinar las emociones de un corazón humano. Minutos antes de retirarme unos pasos de ella, le había entregado un lenguaje infalible; si levanto mi mano, lo he encontrado, si no muestro seña alguna, ya conoces el resultado; juegos sencillos e inventados pero desafiando a las dichas humanas más refinadas.

Jugaba con una pequeña, mi corazón envuelto de aquella emoción, paseaba por los márgenes de la madurez y la risa vigorosa de un niño.

Imaginación Azul

17 septiembre 2008

Imaginación azul

Detuve el aspecto del cielo azul, con un gesto gentil, y en aventurera fricción, mi interior se iluminó argumentando debilidad. Mis ojos, de la rutina pasaron a la especialización, y acordes nuevos se volvieron identificables, después de haber sido recuperados con un descuido del tiempo presente.

Sostuve, como nunca, a la imaginación, y  en brusco giro le mostré un nuevo camino; déjate iluminar con la gracia del cielo azul, ahora que le sostengo con la fuerza de un sentimiento.

Y con la fuerza, que ejercí por amenizarlo con la imaginación, extendí el camino; donde se sitúa el abastecimiento de la inspiración; no se te ocurra guiñar el ojo, aconseje a la programación, en donde, solo un factor se desplaza; el recuerdo ausente, ligero y clasificatorio de colores para iluminarse.

El recuerdo, en una tarde de efemérides, se encuentra libando aún del color azul, que como abejuela, le procesa en, sustancia rica en imaginación.