Un Niño Adentro

 Un niño adentro

Apresuré su entusiasmo levantando mi mano; por primera vez desde el día que las palabras aprendieron a determinar las emociones de un corazón humano. Minutos antes de retirarme unos pasos de ella, le había entregado un lenguaje infalible; si levanto mi mano, lo he encontrado, si no muestro seña alguna, ya conoces el resultado; juegos sencillos e inventados pero desafiando a las dichas humanas más refinadas.

Jugaba con una pequeña, mi corazón envuelto de aquella emoción, paseaba por los márgenes de la madurez y la risa vigorosa de un niño.

Anuncios
Explore posts in the same categories: literatura, pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: