Triste Corazón

 La noche cobró una temperatura glacial, y él cubierto de una imagen arropada, con que su imaginación le proveía, resarcía esta falta de vestimenta. Creía encontrarse, con el consentimiento de la razón, solicitado por el momento. Sumido en un sofá, también sus facultades mentales se debatían entre la lucidez y la resistencia al frio; provocación de desequilibrios en el orden con que el buen juicio se da a conocer.

Cada desajuste existente en la concepción perfecta de aquel recinto, se ridiculizaba por la intromisión de los vientos, que agitaban con sonora perturbación, puerta, y cualquier objeto a merced del movimiento.

Aún el asomo de un ave, tras la ventana, surtía el efecto necesario para el colmo de las equivocaciones, y la esquivez. Mas cuando, hubo de escuchar su voz, menguó el quehacer de estos elementos, para dar paso al amor.

Anuncios
Explore posts in the same categories: amor, escribir, Favoritos, literatura, pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: