Una Planta

Una planta casera se vio de pronto abandonada en mi habitación, como había llegado hasta allí, me preguntaba. Casi marchita, pero aun con signos vitales que descubrían sus hojas desfiguradas por el verde escaso. Un vínculo surgió al instante; vínculo de compasión. En mis manos, esta casualidad, depositaba una oportunidad de salvar o dejar morir. Allí entre el dilema “yo”; perdonar o dejar morir.

Anuncios
Explore posts in the same categories: amor, escribir, literatura, pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: