Archivos para enero 2009

Brote De Un Sentimiento

27 enero 2009

Brote De Un Sentimiento

Nunca sus palabras, habían recorrido tan largo andar cuando suavemente pronunciaron mi nombre. Supuse que, aquel brote de sentimiento se mecía de un suspiro añejo y de un reflejo, aunque la inspección realizada por mi inteligencia, presentaba nada menos que su radiante sonrisa. Y me dije; como puede ser que de allí provenga todo cuanto siento, y combate a la razón. Él deshielo se evapora, la tristeza se alegra, y nuestra amistad crece todavía más.

Océano De Sentimientos

23 enero 2009

El día parecía haber despuntado en contra de una espera que se antojaba larga, tras la vigilia, la noche anterior, en víspera del fruto que a menudo recogemos de un rayo de sol.

Cabeza inclinada, ojos arrasados y boca enmudecida zigzaguean en el rescoldo de un sentimiento; flama que va y viene en falsa imitación de cuanto por delicadeza portaba el baúl de los sentimientos.

Por el momento; el paso del fulgor rasante, que convierte a este océano de sentimientos en espejo fraterno de tu voz; dicta que aún puedo retozar por el gozo de tu presencia. El alba se ha querido apoderar del transcurso del tiempo que anoche tú convertiste en eternidad.

Día y noche; sombra y luz; presencia y ausencia; primavera e invierno; eres, a pesar de los ideales de mis sentimientos por corresponder a cada uno de ellos, llama que no se apaga y calor a mi corazón.

Jardín Delirante

19 enero 2009

401px-sommerblumen01

La media luz del cerrar de la tarde junto con la sinfonía de amontonados pájaros sobre la copa de un árbol, encubría potencialmente un rito, como el ayer lo hace con el tropel de recuerdos acurrucados en el latir de un corazón.

El hombre, sumido en un delirio, agitaba con capricho infantil ambas manos, en franca confusión ante lo que parecía una nube de polvo; el manto de la noche. Sentado desde las primeras horas en que el color pastel usurpa abrillantados jardines, con débiles flancos de flores hasta el instante mismo de lo que, en justicia, parecía pertenecerle.

Corridos los años, decidía volver, de cuando en cuando a mecerse en el encanto de una belleza que había hecho suya, y con la cual el celo de la alegría florecía. Aterciopelada voz, con el tono, que cualquier tinta cede a transformase en letra viva, y cuya comunicación segura da luz a las descorridas mantas de una tarde ominosa en apagar los sentidos.

¿Cuanto abastecimiento de alegría procura? Acaso el velo nocturno, guarda el secreto de una concesión arrancada, de quien riega un jardín delirante. Ahora sus ojos resplandecen, el rostro de aquella voz, hilo vivo de ternura, sonríe mientras el se abraza a ella. Quien ya sueña es la noche, porque ahora ella es real.

Diálogo

17 enero 2009

–           ¿Que te propones fomentar en tu conciencia cuando te escuchas a ti mismo?

Apuro los sentidos, y celebro entusiasta la medición de un lenguaje, y el impulso que abastece mis ansias de vivir.

–           ¿Te sientes especial, por la dicha que nace del pensamiento humano? ¿No es así?

Sí, pero, desde que mi pensamiento y el de mis amigos se frecuentan; sus palabras me saben a gloria. Es como sí, en extraña ejecución malabar pudiera sostener la duda y la certidumbre al mismo tiempo.

–           ¿Crees que vale la pena vivir, cuando, de sobra, se sabe que un buen día todo terminará, cual visión de llama mortecina alimentando la nostalgia?

La vida es hermosa, y el trance de la muerte a ratos me asalta, mas no por lo que me ha de arrebatar, sino por ser el límite de lo que no me permitirá ya mas decir. No quiero que salga a mi encuentro lleno de postergaciones.

–           ¿que protocolo le has inventado a la felicidad?

Una cadencia en el andar, la desinhibición de mi cuerpo cuando abrigo a mis amigos en abrazos y besos, y las caricias sobre las mejillas de los niños.

–           ¿No crees que te has convertido en un ser, en extremo, sofisticado?

Nooooo. Mírame, una palabra amiga endulza mi vida; una mirada me acostumbra a vivir y el calor de unas manos me reconforta.

–           Te daré el voto de confianza; creo que juntos habremos de entender cada vez mejor, el sentido de la brevedad de la vida.

El Viento y Tú

15 enero 2009

El Viento Y Tú

El viento matinal, se hacia sentir de pleno, sobre mi rostro. Me parecía advertir su recorrido en el transbordo que realizaba en cada memoria avivada. Sin saberlo, de pronto me vi conducido a donde nacen las lágrimas. Sentía cristalizarse cada memoria cuanto más frio absorbían mis sentimientos.

Aunque me proponga conservar la calma, y hunda mis pasos en un presente, tú te vuelves y me miras hasta encontrar mi debilidad; el viento y tú.

Te anhelo

10 enero 2009

Anhelo la lluvia. Cada vez que escucho su golpeteo, siento mis sentidos recuperar su cabalidad. Corro riesgos con el frio de invierno, los días repletos de una locura llamada recuerdo; a una voz, se hace escuchar la marcha de unos pasos que distan del silencio que otorga la distancia; su desaparición les ha convertido en el estallido que sacude mi alma.

El borboteo de la lluvia, calando suavemente por entre el derroche de recuerdos, es el único elemento natural del cual puedo sacar partido a favor de mi estancia en la cordura.