Insensible Comodidad

hosemann-2

Alguien presionó mi antebrazo, la fuerza ejercida fue mínima como señal de atención. Giré para encontrarme con una cara infantil, y una sonrisa desdibujada por una tristeza desconocida y no obstante reconocible por su naturaleza. Recordé motivos de costumbre que suelen persuadir la libertad poseída por los pequeños, dígase; juguetes perdidos, caídas menores o destitución de horas de recreo.

He sabido por experiencia que, ciertos momentos brillan incesantemente de lucidez, al mismo tiempo que, en otros, uno navega para apenas echar a borda, una pequeña conciencia, suficiente, para sobrevivir y enterarnos de quiénes somos.

Ese niño se había empujado asimismo contra su esquema de vida hacia una esperanza. Es interesante presenciar la carrera entre la necesidad y la resignación, sobre todo, cuando de semejante dilema depende el escrúpulo que, afianza nuestro ser o destierra nuestra fraternidad.

Su rostro turbado por el hambre azotó una sensibilidad desde hacia tiempo dormía en mi comodidad, asentí con una sonrisa; y tomé una a cambio de unas monedas para guardar prejuicios y evitar agrandar su pesadumbre.

Anuncios
Explore posts in the same categories: dinero, esperanza, literatura, niñez, palabras, pensamientos, pobreza, reflexiones, sentimientos

One Comment en “Insensible Comodidad”

  1. LUZ MARINA Says:

    Quisiese que mi alma entera
    guardada bajo el ala de la pesadumbre,
    brillara de lucidez eterna y no fueran solo
    instantes limitantes de de efímero gozo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: