Tus Bendiciones

401px-Jesus_crucificado_expirante

Las primaveras con su explosión de vida encienden la llama de la fe, como aquella lluvia caída del cielo y, que no vuelve hasta haber cumplido su cometido. Dicha  estación anual hace lo propio con su encanto mientras la tierra cede al brote de la semilla escondida de las aves.

La flor silvestre que ahora está y,  mañana desaparece se muestra majestuosa; mi inteligencia apela al soplo de vida que, en mi concepción arrulló las fuerzas de tu amor bendito, para entender el regalo de mis días. La cruz de tu sacrificio en algún lugar estaba, mucho antes de abandonar yo, el vientre de mi madre.

En la tierra de los vivos, jamás intentaría escapar de tu presencia; lo demás es pasajero, y el fruto es limitado. Tus bendiciones difieren de los obsequios humanos, en que aquellas enjugan las lágrimas y dejan ver, en tanto que estas asedian la justicia de la razón y la vuelven añicos orillándola a la invidencia espiritual, capaz por si sola, de tratar la intervención de tu misericordia como el resultado de mis esfuerzos humanos.

Anuncios
Explore posts in the same categories: amor, consuelo, escribir, esperanza, literatura, oportunidad, palabras, pensamientos, reflexiones, sentimientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: