“Necesito Un Corazón”

Jos%C3%A9_Luis_Rodr%C3%ADguez_Alconedo

El aposento en el que trabajaba, despedía sedientos rayos de luz, mustios y a la vez acicalados, quizá, por una ternura de apego anterior; paseándose regalaban y entretenían mis sentidos.

Cinceles, y mazos de sugestiva apariencia artística rompían en una alegre orquesta; repetidos traqueteos al son de atajos sentimentales. El alabastro parecía desobedecer al tiento equilibrado de un cincel ocupado en musitar palabras de amor, antiguas pero columpiadas en sesgo hasta instruir aquella escultura, con la forma, y el cariño amilanado.

Dúctil material, de encanto especial y formidable sensación al tacto que, en estado natural juega con la incitación del alma. Esta anticipadamente recorta la alegría o el pesar; leal imitación de la sufrida espera experimentada entre dos amantes.

El filo del punzón ha configurado el calado necesario, y la protuberancia indispensable, aunque un volátil polvo, producto de aquel esfuerzo artístico, salta velando por un instante la obra. De súbito, asido intransigentemente a aquel objeto, con palabras sueltas, un espasmo mió le infunde quieta conciencia, hasta el punto de fortalecer la imperfección de aquella figura, con un sentimiento que me hunde intempestivamente en la esperanza de los deseos; “necesito un corazón”.

Anuncios
Explore posts in the same categories: amor, arte, escribir, escultura, inspiración, literatura, palabras, pensamientos, reflexiones, sentimientos

2 comentarios en ““Necesito Un Corazón””

  1. Luz Marina Says:

    ” Necesito un corazón” dices tu, yo digo- además de un corazón un alma. Un alma linda y bella que camine conmigo en el sendero de la alegria y el cansancio, pero tambien en las álgigas noches de desvelo y tristeza.

    Me encanta llegar hasta aqui y leerte, te lo he dicho más de una vez, solo que ahora demoro muchas lunas en llegar, por dos razones: el computador de mi casa se quedó sin internet y demoran en conectarlo y – tengo un hermano que agoniza en la clínica por un cáncer terminal. Es decir, camino día y noche, noche y día con mis manos y alma cubiertas de dolor.

    Siempre he creido que el Dios Divino es un ser beatificante y bello y que el mal y dolor no provienen de él, pero aún asi, siento tambalear mi corazón.

    Saludes y gracias por escribir, lunas llegarán cuando pueda leer completos tus escritos y contestarte.

  2. jorge Says:

    Gracias Amiga por confiarme tu dolor.
    Un Abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: