Un Sueño Extraviado

Con el júbilo en las manos, deshizo el nudo de la bolsa plástica llena de lucientes cuentas; pedrería de incomparable arrobo, justo cuando me disponía a consentir una indiscreción de mi parte. Y abriéndome los ojos con tan brillantes colores, compartió su hallazgo diciéndome – ¿Quién las habrá extraviado? –

Si bien es cierto que, el lanzarse al esclarecimiento de tal duda, comprendía una solidaridad admirable de quien se duele de igual manera imaginando la misma suerte, me alegraba por la pequeña.

– ¡Ahora son tuyas! – Argumenté en silencio rodeado de un festejo anidado en mi interior. Quien lo iba a decir. Mi consuelo se derritió en una facción triste y, un lagrimeo que se engarzó sin remedio con la punzada del recuerdo.

Del tiempo que llevaba siendo parte de aquel acontecimiento al brote de aquel rasgo de dolor en ella, la atmósfera se había espesado sin darme clara cuenta de infantiles sensaciones.

De cuclillas para mirarla a los ojos y confiado a la experiencia de unir mi mirada con la suya, la tomé del hombro.

– es posible que nunca demos con la persona, dueña de ellas – Pronuncié graduando el tono de cada palabra a fin de evitar el alterar aún más el ánimo de aquel corazón compungido.

Rendida a la lógica, o quizás a la resignación mencionó – ¡es verdad! entre tanta gente, ¿como podríamos encontrarla? – y con una sonrisa que amenazó con mostrarse, concluyó – si los sueños corrieran el riesgo de extraviarse siempre habría alguien, o algo para recordárnoslos, pero tratándose de objetos personales …

el parpadeo de esas piedrecillas al sentir del sol invernal me recuerda la timidez con que cada quien aloja sus capacidades ateridas pero aun relucientes en la esperanza de magnificarse en su verdadera dimensión al roce con el alma que nunca duerme.

Anuncios
Explore posts in the same categories: escribir, escritor, esperanza, literatura, manos, narrativa, niñez, palabras, pensamientos, piedra, recuerdos, reflexiones, relato, sentimientos

4 comentarios en “Un Sueño Extraviado”

  1. Camaché Says:

    Sin palabras. Después de leer esto quisiera tener algo interesante que decir, pero no, la magia de tus palabras me ha dejado sin aliento.
    Saludos.

    • jorge Says:

      Muchas Gracias por tan agradable comentario. He echado un vistazo a tu blog. Me gusta la narración, por ello, me he identificado plenamente contigo.
      Un Saludo…

  2. mejorana Says:

    Ya sabes lo que opino de tu escritura Jorge.
    Esta vez le has dado una dimensión y como un sentido nuevo. Lo que me parece un paso muy positivo.
    En cuanto al contenido, me has recordado aquellas rimas de Bécker:
    “¡Ay! -pensé- cuantas veces el genio,
    así duerme en el fondo del alma
    y una voz co Lázaro espera
    que le diga: Levántate y anda!
    Cada vez te admiro más.

    Esta entrada es estupenda.
    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: