Dos extraños

Aunque la luna ya resplandecía celosa, no interpuse excusas cuando, Diana, entusiasta, decidió alargar parte de la historia que hacia tanto tiempo quería contarme. Los detalles truncados prometían revelarse inexorablemente bajo aquella aura. También yo, había esperado que ese momento ocurriera.

Por supuesto que, la preferencia por un momento menos comprometido por el hábito del descanso se antojaba cordialmente mucho mejor sin embargo la hora no amenguó mi disposición y me arrellané en el sillón a esperar mi turno para contribuir, en caso de ser necesario, con la conocida formula de la perplejidad que da continuidad al narrador; sea esta falsa o auténtica.

– viajaba sola – emprendió sin más la anécdota cómodamente sentada en un sillón de apariencia vetusta.
– y después de dos horas de encontrarme a bordo del tren de pasajeros – subrayó – reparé en la compañía de al lado; Un gato extrañamente de orejas muy cortas.

– no soy amiga de los animales, y sin embargo ese felino actuaba como si me conociera, se restregaba sobre mis pies, tú bien sabes, que eso significa más que un signo de confianza.

– desde luego – repuse, con la sola intención de alimentar la pausa.

– sus ojos encendidos por la penumbra parecían ir y venir con el traqueteo del vagón, y ese vinculo primero, del que ya te hablé, también divagaba entre continuar cediendo o desaparecer definitivamente.

– supongo que habrá sido más fuerte lo segundo – siguiendo sus emociones deduje en voz alta.

– ¡Qué va!– suspiró…como si en ese justo momento se materializara el animal, se creerá que he desproporcionado esta descripción, pero de hecho me parecía que le buscaba sobre sus pies, después, se ha dado cuenta que su emoción se ha exteriorizado para entretenimiento mió.

Dice – De un salto salvó el espacio dado entre dos asientos opuestos, yo, no podía, como creerás conveniente, permitir que esa astucia suavizara mi carácter y terminara hecha caricias con un extraño.

– ¿un extraño? – tirando unas gotas de café entre las comisuras solté una carcajada, un segundo después, creía haber arruinado el delicioso curso de un relato.

– Ese es el punto – rió de igual modo sujeta de los brazos del sillón con ambas manos como criatura calculando las alturas.

– El gato me ha tomado con las mismas precauciones, lo he sabido inmediatamente después de que se ha instalado sobre el asiento contrario – se dice para sí absorta y la escucho – continua – Lo que sucede es que su temperamento lleva otro ritmo de irse dando al trato, lo que quiero decir es que, un acercamiento para él debe de ser lo que una mirada para nosotros. Y un raudo distanciamiento, supongo, debe de ser el albedrío; la línea trazada que bien divide al odio del amor.

Debo admitir que a estas alturas de la conversación aquella percepción era una donación a su parco uso del lenguaje. Una luz bien definida en el claroscuro de la noción.

– ¿Tuviste miedo en algún momento? – pregunté al cabo de un profundo silencio roto a fuerza de sorbos de café.

– ¿miedo? – repitió divertida hasta casi convertir sus gestos en una batuta frenética de direcciones musicales como cuando el director conduce a una elocuente orquesta. Me pregunté atento, si los ronroneos eran parte de mi imaginación o si de un momento a otro presenciaría lo que venia sospechando.

Anuncios
Explore posts in the same categories: amistad, amor, escribir, escritor, gato, literatura, manos, narrativa, noche, palabras, pensamientos, relato, sentimientos, tren

3 comentarios en “Dos extraños”

  1. LUZ MARINA Says:

    Creo que me hubiese bastanto con mirarlo a los ojos, para descubrir la verdad de sus actitudes.

    Los gatos, con ellos he tenido prevención siempre, porque creo en verdad que algo misterioso que escapa a mi mirada se esconde bajo la suya.

    Saludes Jorge y muchas gracias/

    • jorge Says:

      Gracias Luz Marina. Con solo una mirada hubiera sido suficiente. Aunque esta aventura de los diálogos sin poder contra ella me persigue adorablemente.
      Un Saludo.

  2. LUZ MARINA Says:

    Se tornó más dulce, se tornó más grato. Saludes Jorge, me encantó el cambio. Saludos/


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: