Archivos para febrero 2011

Dulce contacto

18 febrero 2011

El chasquido proveniente de la fogata va y vuelve como el lindo arrullo que se da entre nosotros al dulce contacto de mejillas. Un medio que desde hace algún tiempo tengo para dulcificar el trato con la adversidad y su cometido de hacerme la guerra en condiciones desiguales.

Asómate por la ventana y deséame suerte. La inclemencia de invierno pactó a mis espaldas estremecer nuestra anhelante entrega, lo sé, por la forma tan discreta de calar los sentidos hasta desvanecer la cordura.

¿Sabes? su capricho cual infantil rebeldía nace tan pronto como de nieve cubre las calles y, se prende de los techos con el fin de sentenciar la tarde al anonimato. Obligado estoy a comprender su efecto en mí.

Por eso me atrevo a decir que; algunos, bajo estas circunstancias, al corazón le llaman “guarda” de sentimientos; para mí, es un lugar desprotegido, no es refugio de nadie ni siquiera de quien reserva el primor de la palabra para engalanar la inspiración porque ésta existe sin aquella.

En el pasado el mismo cupido lo volvió depositario de íntimos secretos y ganó fama gracias al poeta y a la poetisa; reflejos de un universo extático al cual debo el indicio de un cielo compuesto de luces y revelaciones que me salvan de la desnudez invernal.

La fronda desaparece, el esplendido paisaje se resguarda con increíble misterio. Ya en la ciudad el blanco tapiza las banquetas y el derredor pero nada puede contra el fomento de tu amor hecho beso.

Una variante inoportuna

14 febrero 2011

– Mírame a los ojos – supliqué sintiéndome asfixiado por la duda de tenerla frente a mí, sentí ganas de llorar no tanto por mi debilidad sino por su corta vida transparentada en su corazón.

Enjugué mis lágrimas con sus manos, y de sus palmas cayeron cristalizadas mis emociones, quedando regadas por doquier. Sentí admiración por el brillo circundante de su silueta debido a que, su carácter se volvía más glorioso.

– Quién eres –pregunté despojado de toda inhibición mientras intentando ponerme de pie tropezaba por camino pedregoso, una variante inoportuna cuando la realidad se deja tocar por lo intangible y hermoso.

Pues ha de enterarse el lector que, las distancias suelen medirse desde el trono del amor en estas instancias. Un lenguaje discreto pero poderoso para trasponer el umbral de lo imposible.

Ella, no habla, por el contrario se limita a amar, y entonces un haz de luz se hunde en mi alma y puedo entender que ha sido victima de un crimen llamado aborto, su llegada significaba la alegría y la paz de muchos.

Traía consigo la palabra cubierta de bálsamo y el don de traspasar los corazones con la savia divina. ¿Quien dará cuenta del uso de la espada contra ella?