Archivos para febrero 2012

Extraña compañía

14 febrero 2012

Con lentitud llevaba de la hondura del plato a la boca la sopa caliente, su humeante aspecto la vuelve más deliciosa. Mi apetito podía más que mis modales olvidados en el borde de aquel recipiente rodeado de fideos. Debo decir para el bien de que se comprenda mi consideración a este relato que, venía de querer disfrutar una comida así.

Toda la mañana, entre frías gotas de lluvia sobre la espalda, había tenido que trabajar mientras postergaba la hora de la comida. Más vale duplicar la ganancia cuando se ofrece por sí sola sin suplicarla. En fin que, el trabajo tiene sus propias circunstancias.

Percibí, mientras me daba el gusto de aquel alimento, aproximarse, delatado por quietos pasos al gato que es de todos y no es de nadie. Podría pensarse que miento cuando refiero sus pasos audibles, pero en esta rectangular estancia cuando los ruidos se han apagado llegada la tarde, lo inobservable allana los silencios y hasta el menor ruido se materializa.

Sus gatunos paseos por los tintineantes tejados, sueltos algunos más que otros, nos han acostumbrado a tenerlo por compañía a quien parece tocarle en turno. Esta vez, su visita se hacia inminente. Y así ocurrió. En un mudo movimiento se hizo de la entrada, la puerta se entreabrió y, su cabeza, agachada y puesta en tan indispensable margen, de lado rozó el piso con el cálculo preciso que resulta nervioso para el observador, desde luego, para poner a prueba mi hospitalidad.

Después su entera aparición sucedió de golpe lo cual me hizo recordar al histrión saltando al escenario para hallarse con su público. Ya no tuve oportunidad de conservar aquella primera escena por más tiempo. Se me antojaba quieta y felina, igual como la he visto actuar en su alucinante mundo.

Algo del carácter humano se había apoderado de aquel temperamento, había aprendido, según se me muestra en el sigiloso detalle de aquella intromisión, a anticiparse al loco impulso de la emoción humana que no se hace esperar, y que si se le consiente es capaz de entregarse a arrebatos desprovistos de razón. Años atrás, la criatura se movía y actuaba con aires de aprendiz, pero vueltos a este último momento parecía todo un interprete de la conducta nuestra.

No contaba con ningún nombre en particular; unos le llamaban “el pardo” otros como yo, “el vagabundo”. Entre sutiles acercamientos alcanzó a una de las patas de la mesa. De reojo no podía ocuparme de otra cosa que no fuese su presencia reservada.

– ¡amigo! es mejor que te marches… – pronuncié, todavía con un bocadillo de por medio, celoso de mi tranquilidad. Preguntándome si acaso un instinto de territorialidad no tenía que ver con aquella molestia mía. Y me volví decidido hacía donde le había dejado por última vez mi precaución natural; eso que algunos conocedores de la psicología llaman límite sobreentendido.

En efecto, allí se encontraba, sin aparente reacción a mis palabras, quieto, y echado con amplitud, eso sí, fijos sus ojos en mí tras haber rechazado una cucharada de mi provisión. Contrario a otros encuentros, esta vez, guardaba su distancia de igual modo que, como ahora pienso, cuando uno teme confiarse de más al recuerdo que nos vuelve a regalar una bienvenida o un signo de amistad con la terrible estratagema, en un acto final, de mostrarnos un vacío heladamente profundo.

– y bien ¿Qué te propones? – pregunté sin darme cuenta que esto de hablar con los animales es un síntoma del alma que se encuentra sola y en reflexivo trance.

– ¿Qué recuerdo encarnas amigo? – Tal pregunta se me escapó, y no tuve más remedio, dentro de las posibilidades claras del extraño momento, que pensar si muy a mi pesar en realidad buscaba obtener una respuesta.

– ¡claro que no! – exclamé, y mirándole culpable de mis desvaríos estuve a punto de impedirle continuar en el curso de mis afectaciones rutilando extraordinariamente a flor de piel, pero, escondiendo mi cabeza entre mis brazos doblados, ya tarde para tal propósito, rompí en sordo llanto corroborando la verdad de que, entre amigos, algunas veces es mejor esconder las lágrimas.

La confabulación de las arenas

10 febrero 2012

Todo sucedió tan rápido que aún hoy al traerlo a la memoria me cuesta el repentino estremecimiento y la escasez de aliento; el colorido de la vivencia en su conjunto se torna irresistible de hacerse a las palabras y dejarse plasmar.

Había tomado el camino que guía y da directo al muelle. Las desbandadas gaviotas a consecuencia del velo de bruma se me figuraban ojos espías tras el escudo de un visillo de alcoba, bien ponderado para descubrir al durmiente.

Estando cada vez más cerca de aquel amanecer me frotaba los delgados rayos de sol sobre mi cara toda, que siendo nacientes y templados se antojan puedan surtir un efecto de igual propiedad al del beso que calla, con su tibio chasquido, un llanto: con cierta probabilidad el que pertenece a la soledad.

Ya casi me decidía a dejar de lado mi imaginación entre la mar salpicada hacia el horizonte en plena luz, cuando sin advertir, tomándome del pie con voz descompuesta en gritos me pedía un desconocido salido de la nada en ferviente súplica.

– ¡Ayúdame! –

Envuelto aquél “personaje” en la postura del feto, y con las ropas necesarias para no describir su anatomía de desnudez, aferrado, apretujaba mi tobillo. Ya me hallaba en la arena cuando sucedió todo esto, ya miraba más de cerca.

Se redujo mi respiración en la succión del asombro cuando mis ojos colocados sobre aquella figura distinguieron una palidez camuflajeada en los granos de arena. Primero, sentí el impulso de alejarlo de mí, luego, al no ver su rostro con claridad, quise averiguar si se trataba de un niño o un adulto, más la falta de atrevimiento me encerró todo en su contemplación.

No dudo que, la renuencia y facilidad con que cada cual atiende a la comunicación influyó para querer llevar a cabo tales propósitos de desenmascarar sus facciones.

– ¡ponte de pie! – tartamudeé, indeciso de si en verdad eso deseaba, pues, la estructura de aquél se confundía con las arenas y de manera mucho más grave con mis miedos.

– ¡ayúdame pronto! – en una ráfaga de palabras se dio a entender, y yo de inmediato me percaté que no contaba, en el fuero interno, con lo que me pedía, es decir, con el corazón de dar sin esperar nada a cambio.

– ¡Si esperas! – Repuse – estaré de vuelta en poco tiempo.

Parecía estar cobijado por la arena y anidado en los rayos de sol oblicuos sobre un punto en aquel centro de atención que ocupaba.

Si se me preguntara, hasta este punto, que sensación me embargaba sólo atinaría a confesarme guiado por la prisa de retomar el camino de vuelta a casa. Su mano me amordazaba ferozmente cual grillete templado en la fragua de las grandes penas del alma.

Varios esfuerzos inútiles me hicieron caer en la cuenta que lejos estaba de desatar aquella mano de mi cuerpo. Temía que la voz del miedo tomara partido en esta convulsa situación y que presentase cargos demenciales en contra mía en tan singular apartado de realidad.

– ¡suéltame! – levanté la voz aconsejado por la incomodidad de tal suerte y caí de espaldas sostenido por las palmas de mis manos hundidas finalmente en el arenal.

Debajo de mis pies, un tronco esculpido con arena y sal yacía enterrado. Sus formas desencajadas de su principal volumen al juego de los efectos del entorno se asomaban extraordinariamente humanas y yo, debía ahora, situar muy recónditamente de donde provenía aquella primera exaltación de socorro.