Archive for the ‘aborto’ category

Una variante inoportuna

14 febrero 2011

– Mírame a los ojos – supliqué sintiéndome asfixiado por la duda de tenerla frente a mí, sentí ganas de llorar no tanto por mi debilidad sino por su corta vida transparentada en su corazón.

Enjugué mis lágrimas con sus manos, y de sus palmas cayeron cristalizadas mis emociones, quedando regadas por doquier. Sentí admiración por el brillo circundante de su silueta debido a que, su carácter se volvía más glorioso.

– Quién eres –pregunté despojado de toda inhibición mientras intentando ponerme de pie tropezaba por camino pedregoso, una variante inoportuna cuando la realidad se deja tocar por lo intangible y hermoso.

Pues ha de enterarse el lector que, las distancias suelen medirse desde el trono del amor en estas instancias. Un lenguaje discreto pero poderoso para trasponer el umbral de lo imposible.

Ella, no habla, por el contrario se limita a amar, y entonces un haz de luz se hunde en mi alma y puedo entender que ha sido victima de un crimen llamado aborto, su llegada significaba la alegría y la paz de muchos.

Traía consigo la palabra cubierta de bálsamo y el don de traspasar los corazones con la savia divina. ¿Quien dará cuenta del uso de la espada contra ella?

Vestido De Carmesí

26 febrero 2009

fetus

Mis emociones alentadas por el calor gesticulan. Dormité una fracción de segundo, detrás de aquellos muros, mi refugio, todo cuanto desafiaba mi audición, calaba hasta los huesos; perceptibles murmullos humanos y voces decodificadas en ondas sonoras traídas por mi único recurso de saberme con existencia; el vientre materno.

La mañana aguarda, la tarde espera su reivindicación con mis versos, y la noche soñolienta teme mi arribo, puesto que mi naturaleza está destinada a sublimarse con el arraigo de la conciencia.

No obstante, un batallón ha destacado junto a las puertas conducentes de mi vida, insultando a esta para agraviar e infringir una herida mortal. Han maquinado un cerco de sombras de muerte.

Mi vida descansa ya en la balanza del oportunismo fatal: ¿quién me entregará en manos de mis enemigos? me pregunto, al tiempo que la contemplación de mi ser se ha añejado y al cabo fermentado para aquellos a quienes se les ha confiado mi custodia, hasta descubrirse en sensación de vergüenza o de inconveniencia.

Una repentina visión púrpura tengo por vestidos, cual agua carmesí dibujando una figura espectral, así se desborda mi inteligencia a borbotones: ahogado estoy en mi aliento, que salpica mi llegada, haciendo fenecer mi niñez, mi adolescencia y las ansias de amar , con una sola intervención malamente dicha “médica” que tiene por trama hacerme pedazos.

El último nombre de mi esperanza, se ha desvanecido, ya que ella lleva el delirio en forma de espada contra mí: ni siquiera en un “sí” o un “no¨” la decisión de mi veredicto descansa, por el contrario, solamente en un ademán, signo de reo de muerte. Indigno de palabra humana me he convertido.

Tengo miedo, quiero escapar. En mi refugio cunde el pánico; tumba irreconciliable con la maternidad. La tortura apremia, el día está señalado, la hora se ha fijado. El éxito de mi muerte se ha cotizado, un latido más un latido menos, es práctica del regateo. ¡Heme aquí! tengo hambre y sed de justicia.