Archive for the ‘enfermedad’ category

Falso Reflejo

27 abril 2012

Era de mañana, la luz replegada en los muros retenía mis respiros. Alce la vista pero no vi a nadie, se de igual manera como el que lee que, es fácil perderse en la rectificación de un posible hallazgo. La generalidad del caso sobrepasa la resistencia opuesta que protege al dulce sueño.

Pero, me gusta contemplar el brillo reflejado en el corazón de algo que no es observable, porque más de una vez, allí, como si se tratase de un lugar propicio descubrí tiernas sonrisas; no hace mucho me mirabas desde ese resplandor.

Yo, vivía pero no sentía, respiraba pero jadeante sentía hundirme en el último valle de muerte; lugar donde la noche es perenne. El resplandor de tus ojos me salvó de fundar aquellos momentos en la locura que lo vuelve a uno descabellado.

Tu voz, acaricio mis oídos y escuche decir “No hay más porqué temer”, entonces recorrí la ciega trayectoria de los temores y comprendí la sentencia de los que son arrebatados por ellos, es decir, la confusión de estrellarse contra el cristal que nada contiene cual ave impactada contra su propio reflejo.

Lágrimas fugitivas

11 octubre 2009

751px-At_the_Base_of_the_Cliff_by_Frederick_J__Waugh

Aun con los ojos entreabiertos, el color dulce de los sueños se pasea, apenas, en leve rastro sobre los objetos personales incendiados por el repentino contacto con los sentimientos; rieles de lágrimas fugitivas de un corazón azolado y quebradizo; Han dispuesto colapsar mi carácter.

Solía ser fuerte, sin embargo, desde  ahora me añado a los que se dicen fácilmente afectados por evocaciones austeras.

Me despertaré sostenido por una sonrisa, me repetía ayer en la multiplicación de los deseos, cuyo eco, avanzó hasta muy entrada la mañana.

En un acorde instrumental, La alborada ofrendó vestigios de una playa enarenada por el trino de aves al compás de voces amigas ya ausentes. El tanto de extrañeza me ha devuelto el gesto de sus rostros. Bosquejos de sonrisas se han extendido como marea. ¡Abrázame fuerte!

Efímeramente Real

25 julio 2009

Alzatapadule

Apenas abrí la puerta, sentí recorrer de pies a cabeza un escalofrío. Procuré, como ya se ha vuelto costumbre adquirida, distinguir, si aquella sensación me venía de una emoción propia o si en verdad la temperatura de mi cobijo; cuarto y cama; ambientaba mis sentidos. Ilustración perfecta de la comodidad, o, quizás para el afortunado, el colmo de tropiezos y fracasos financieros.

Sonreí forzadamente al tiempo que hacia mía, una de esas tantas escenas en las que el protagonista burla al destino; aun así, el dolor me saltaba del pecho con ánimo de delatarme suspicaz. Haberme llevado las manos al corazón habría desmentido mi actuación y puesto en entredicho mi histrionismo.

Al paso de la luz entrante y escurridiza, observé; limitaba atrofiadamente la percepción de los objetos circundantes. Pequeñas fruslerías de carácter ornamental.

La decoración: resultado del sentido común, y no del buen gusto, de pronto, de la nada, cobró movimientos exiguos pero suficientes para hacerme flotar sobre un aire cargado de perdida de sentido del tiempo, y curiosidades cuyos nombres me exijo, desde ahora, guardar en secreto; pues atener mis apreciaciones a la locura podría advertir al lector, de lamentable cuadro clínico…sí…Podría ser el amor o quizá….

Sólo una imagen, es capaz de expulsar turbulentos desmayos de realidad; su blancura vence el matiz crepuscular de inoportuna tarde. Te extraño cuanto el rocío de cada mañana me augura el breve visiteo del significado del recuerdo; fuiste una vez real y sin embargo efímera en la sustancia que todavía motiva mis amaneceres.

Te Extraño

20 abril 2009

445px-pasternakuoknaosen

Mi comprendida infancia corría escaleras arriba, las columnas de la balaustrada entonaban una canción años atrás confundía con las esperanzas. Su sonoridad tintineante al paso de mi celeridad halló asilo con  el timbre reconocible con que solía reír, como andante en equilibrio de consuelos, mi aún corta vida se asentaba en la mansedumbre de tus palabras de amor.

Una vez, perdido en tu búsqueda, en aquel desnivel, Una hoja marchita donó su suerte inerte a la ventura de un parpadeo, cuya tregua el llanto lamentaba en indiscreta sinfonía con el sollozo. El decaimiento de aquella flor, sin saber de que forma y bajo que condición, asestó un hiriente y  divagante recelo, como si la inteligencia hubiese corrido las cortinas de un celoso secreto.

Un pasillo y  un descanso junto a esos peldaños conforman hitos del  itinerario de nuestra vida, en donde se produjo el cruce de caminos anhelados con el mismo tanto que la actual pérdida de tus ternuras adiestra a mi memoria que, tu abrazo corresponde desde entonces a la eternidad.

Mi Amigo

17 septiembre 2008

candle-flame

Mi Amigo

Tengo frio, mis dedos tiemblan, en espesa bruma, la tarde se ha estacionado en largo trecho donde mis memorias se alzan sin dejarme avanzar. Con cada paso, me uno a un designio; con cada aliento, el destino me toma, luego en la claridad de una lucidez inusitada, me descubro en una fase más que ayuda a completar mi misión.

No conocía el dolor, en realidad mi vida aunque dura, se había refrescado en las palabras maternales; mi aliento, mi refugio convertido en esperanza de lo que concebía como dolor, mas cuando corrí aquella cortina improvisada, las escamas de mis ojos se lavaron con las lagrimas desencadenadas, por tu moribundo cuerpo, te había conocido; mas la leucemia, hubo de cumplir la tragedia que temían mis mas ingenuos pensamientos.

Tu mirada la tengo clavada más en mi memoria que en mi corazón distraído e ineficiente. Tu recuerdo se ahonda, en lo que por fin conocí como desesperanza. Tu reacción a mis palabras, me pierden caprichosamente en un vaivén de sentimientos.