Archive for the ‘Favoritos’ category

Océano De Sentimientos

23 enero 2009

El día parecía haber despuntado en contra de una espera que se antojaba larga, tras la vigilia, la noche anterior, en víspera del fruto que a menudo recogemos de un rayo de sol.

Cabeza inclinada, ojos arrasados y boca enmudecida zigzaguean en el rescoldo de un sentimiento; flama que va y viene en falsa imitación de cuanto por delicadeza portaba el baúl de los sentimientos.

Por el momento; el paso del fulgor rasante, que convierte a este océano de sentimientos en espejo fraterno de tu voz; dicta que aún puedo retozar por el gozo de tu presencia. El alba se ha querido apoderar del transcurso del tiempo que anoche tú convertiste en eternidad.

Día y noche; sombra y luz; presencia y ausencia; primavera e invierno; eres, a pesar de los ideales de mis sentimientos por corresponder a cada uno de ellos, llama que no se apaga y calor a mi corazón.

El Viento y Tú

15 enero 2009

El Viento Y Tú

El viento matinal, se hacia sentir de pleno, sobre mi rostro. Me parecía advertir su recorrido en el transbordo que realizaba en cada memoria avivada. Sin saberlo, de pronto me vi conducido a donde nacen las lágrimas. Sentía cristalizarse cada memoria cuanto más frio absorbían mis sentimientos.

Aunque me proponga conservar la calma, y hunda mis pasos en un presente, tú te vuelves y me miras hasta encontrar mi debilidad; el viento y tú.

Te anhelo

10 enero 2009

Anhelo la lluvia. Cada vez que escucho su golpeteo, siento mis sentidos recuperar su cabalidad. Corro riesgos con el frio de invierno, los días repletos de una locura llamada recuerdo; a una voz, se hace escuchar la marcha de unos pasos que distan del silencio que otorga la distancia; su desaparición les ha convertido en el estallido que sacude mi alma.

El borboteo de la lluvia, calando suavemente por entre el derroche de recuerdos, es el único elemento natural del cual puedo sacar partido a favor de mi estancia en la cordura.

Sueño Recurrente

11 diciembre 2008

 

Sueño Recurrente

Me cuesta enormemente negociar con el destino; siempre que encuentro un corazón hermoso, el puente que me conduce a su descubrimiento, se colapsa, cual terrón de azúcar entre mis manos. Quizás soy parte de un sueño recurrente; tu estas allí, con la disciplina de las almas buenas, pero yo sigo mirando desde el prisma de una morosa realidad.

Acude a mí, socorro, no concedas a la gravedad burlar mis pasos, acierta mi andar en tierra firme, donde el pensamiento aún atiende a la razón. ¿Que historia estoy viviendo?, que ahora mismo me duele el corazón.

Despiértame, cuando amanezca, rompe la conciliación del sueño. Atrévete a desafiar a esta pesadilla con un sobresalto que me cubra de llanto hasta conducirme al alba.

Triste Corazón

8 diciembre 2008

 La noche cobró una temperatura glacial, y él cubierto de una imagen arropada, con que su imaginación le proveía, resarcía esta falta de vestimenta. Creía encontrarse, con el consentimiento de la razón, solicitado por el momento. Sumido en un sofá, también sus facultades mentales se debatían entre la lucidez y la resistencia al frio; provocación de desequilibrios en el orden con que el buen juicio se da a conocer.

Cada desajuste existente en la concepción perfecta de aquel recinto, se ridiculizaba por la intromisión de los vientos, que agitaban con sonora perturbación, puerta, y cualquier objeto a merced del movimiento.

Aún el asomo de un ave, tras la ventana, surtía el efecto necesario para el colmo de las equivocaciones, y la esquivez. Mas cuando, hubo de escuchar su voz, menguó el quehacer de estos elementos, para dar paso al amor.

El Eco De La Desesperación

31 agosto 2008

Down_on_his_luck

Andando el tiempo, me resistí a seguir la marcha que me imponía; me ensombrecía una palabra que nunca jamás había resonado en mi alma; era una pequeña voz que se respondía asimisma en el eco de la desesperación y el temor.

Una vez ajena a mi experiencia, ahora recorría su camino al margen de mis sentimientos; una palabra, en la sorpresa del dominio de mis sentimientos, cual gota de agua, corría paralela a mis emociones. Gota a gota, hasta verme avanzar a tumbos, en tan impetuoso mar de lágrimas.

Lucho por echar mano del civilizado hombre que llevo dentro, pero en mi fuero interno, se que acabare por rendirme; hubiera querido estar allí, abrazarte, decirte lo que tu eras desde la verdad, no desde la humana confortación; fácil y diáfana en las buenas intenciones del corazón humano.

¿Que te ha dejado el suicidio?; A nosotros el dolor más grande; a ti, la falta de oportunidad para verte crecer a nuestro lado; olvidaste lo más importante, que tus amigos también éramos tu familia.

El Rito Del Té

26 agosto 2008

tekannan_oljemc3a5lning_av_joel_pettersson

El silencio progresivo de la noche, ordenaba como se ordenan las fichas de domino en su caja, sus ideas. No era la oscuridad, sino aquel estado, en donde la ausencia de sonidos; colaboran en construir otro lenguaje.

La llegada de la lluvia apresuraba el rito del té, que años atrás, había hecho suyo. La tetera, y su silbante entrada, en tan elaborada tranquilidad, le ponían en camino a una receta de vida; que le resultaba placentera.

Un sorbo, después otro hasta admitir la tolerancia de aquella sustancia en su garganta. Habiendo terminado con tan personal rito; cubre la taza de té con la palma de su mano; finge comunicación con la misma, en un balbuceo casi infantil, pero lo bastante sonoro, para infringir un daño a aquel silencio. Este solo ha sido el monosílabo necesario para continuar con aquella comunicación.