Archive for the ‘vivencia’ category

Mi Abuela

18 diciembre 2009

De pie contemplo un prado, su verdor embarga un par de emociones. Esas que aunque, siendo dueño uno de ellas, en el respiro del bienestar adelantan la huida para infundir una sensible reflexión. Vuelan pero para elevar el aprecio que la distancia hace del ser amado.

Lo que se pierde en la mañana, no son parvadas como muchos creen, son mis desvelos, desamores, y tu adiós. No estoy solo me digo desde la nostalgia de tus palabras, fieles en mi espíritu, sobre todas las cosas Abuela de mi corazón.

Último Beso

26 abril 2009

parkkisspostcardboldbolder

El agazapante silencio cumplía una inusitada tarea tras su fondo misterioso; elegante eco discreto. Tal como cuando una piedrecilla lanzada al vacío se pierde de vista, y la sorpresa de su último espasmo contra la superficie nos da el socorro de saberle inmóvil, igual, mis Palabras dichas, aunque constituidas en la languidez de tu adiós hallaban su ultima manifestación en mi corazón en carne viva. Aquella noche llegué a toda prisa en espera de un destino abrupto; conocía agridulcemente el hecho, y los riesgos de caer bajo el peso de las emociones.

La garantizada familiaridad que puede cobrar un último beso en la sucesión de los días, y que a la postre facilita la disposición del alma para cifrar argumentos melancólicos.

Te Extraño

20 abril 2009

445px-pasternakuoknaosen

Mi comprendida infancia corría escaleras arriba, las columnas de la balaustrada entonaban una canción años atrás confundía con las esperanzas. Su sonoridad tintineante al paso de mi celeridad halló asilo con  el timbre reconocible con que solía reír, como andante en equilibrio de consuelos, mi aún corta vida se asentaba en la mansedumbre de tus palabras de amor.

Una vez, perdido en tu búsqueda, en aquel desnivel, Una hoja marchita donó su suerte inerte a la ventura de un parpadeo, cuya tregua el llanto lamentaba en indiscreta sinfonía con el sollozo. El decaimiento de aquella flor, sin saber de que forma y bajo que condición, asestó un hiriente y  divagante recelo, como si la inteligencia hubiese corrido las cortinas de un celoso secreto.

Un pasillo y  un descanso junto a esos peldaños conforman hitos del  itinerario de nuestra vida, en donde se produjo el cruce de caminos anhelados con el mismo tanto que la actual pérdida de tus ternuras adiestra a mi memoria que, tu abrazo corresponde desde entonces a la eternidad.

La Lámpara

18 abril 2009

469px-eastman_johnson_-_the_lord_is_my_shepard_-_ebj_-_fig_76_pg141

¡Déjame llorar! Un parecer mortal valía para mi existencia. La catapulta voraz aclamó mi destrucción, la vista hizo sentir seguro a mi enemigo, nada me ocultaba, la realidad le mostró un cuerpo de muerte. Confió mi aspecto fúnebre a la voz de la catástrofe. Entre risas, ufano, ensalivó su lengua de mi noticia; un chasquido de dedos, inauguraba la extinción de mi último estertor de vida.

Mas la misericordia engañó a mi contrincante, le instó a batir las palmas a expensas de mis infortunios. Y este al verme de pie, la locura le atribuye insomnes especulaciones mientras tu mano me añade a la lista de los que viven. Mi alma se ha acerado, mis piernas caminan entre sombras de muerte pero, la lámpara la tengo sobre la mesa.

Hasta Las Lágrimas

10 marzo 2009

rain-roadjonsullivan5

De camino a casa, me sentía atraído por aquel cuadro vespertino; viento suave precipitando una lluvia, que aun no exteriorizaba el cielo, y que sin embargo como quien se siente seguro, veía el camino tan vasto de charcas y lodo; recuerdo lejano de nuestras caminatas al son de nuestras franquezas.

Distinguido este, nuestro vínculo que me cuesta, desquitar en cruda  lucha, al no tener tus brazos cerca de mi cuerpo. ¿Cómo es qué te he perdido mientras me añorabas estando cerca de mí? Me duele el alma más que el cuerpo que reciente las inclemencias de mis rebeldías. Quiero confiar pero el corazón me duele hasta las lágrimas. Quiero tocar tus mejillas, y lo único que contabilizo son lagrimas derretidas bajo el calor de lo que pudo y nunca llego a ser.

Mi Amigo

17 septiembre 2008

candle-flame

Mi Amigo

Tengo frio, mis dedos tiemblan, en espesa bruma, la tarde se ha estacionado en largo trecho donde mis memorias se alzan sin dejarme avanzar. Con cada paso, me uno a un designio; con cada aliento, el destino me toma, luego en la claridad de una lucidez inusitada, me descubro en una fase más que ayuda a completar mi misión.

No conocía el dolor, en realidad mi vida aunque dura, se había refrescado en las palabras maternales; mi aliento, mi refugio convertido en esperanza de lo que concebía como dolor, mas cuando corrí aquella cortina improvisada, las escamas de mis ojos se lavaron con las lagrimas desencadenadas, por tu moribundo cuerpo, te había conocido; mas la leucemia, hubo de cumplir la tragedia que temían mis mas ingenuos pensamientos.

Tu mirada la tengo clavada más en mi memoria que en mi corazón distraído e ineficiente. Tu recuerdo se ahonda, en lo que por fin conocí como desesperanza. Tu reacción a mis palabras, me pierden caprichosamente en un vaivén de sentimientos.

Mi Ignorancia

31 agosto 2008

359px-italian_peasant_girl

Me observó la niña campesina, con esa mirada que parece reservada a estas personas de campo, fácil de distinguir pero difícil de interpretar. Sus pasos contagiados de timidez, se entumecían en cada intento por acercarse a mí. Ya habían pasado algunos minutos desde que su actitud había suspendido mi quehacer.

Sus labios, habituados a permanecer callados; prorrumpían en mi admiración pidiendo ayuda: su dolor sobrepasaba esta invalidez verbal impuesta por las costumbres de los mayores.

Extendió su brazo, y señalándome su antebrazo, dejaba ver la picadura de una abeja; el aguijón diminuto tentando a lo invisible. Y yo hombre de ciudad, cansando a la pequeña con preguntas; ¿Cómo?

Mi ignorancia sobre cuestiones rurales me empobrecía frente a los ojos tiernos de esta criatura. En ese escenario; ella rica, yo el más pobre; Ella sabedora, yo ignorante; ella maestra yo alumno.